Rostros

Marzo 2021

María Zambrano

La mujer del exilio.

Fue inteligente, sensible y apasionada. Sus escritos, en los que mezcla poesía y filosofía, son fruto de un constante ejercicio de escudriñar lo que sucedía en su interior tras las experiencias que vivía y el entorno en el que se desenvolvía.

Vivió 86 años, la mayoría de ellos fuera de España, por ser republicana. Esta experiencia marcó profundamente su vida y obra filosófica. María consideraba que los exiliados eran un reflejo vivo de lo que no había podido ser un país, por eso existían, para ser mirados.

Hoy en día muchas personas siguen viéndose obligados a abandonar sus países de origen. La mayoría de ellos no son perseguidos a nivel individual, pero podríamos decir que sí a nivel colectivo. Salen en busca de un futuro mejor y se encuentran con un presente complejo, intrincado, donde les miran por encima del hombro y su dignidad se reduce a lo que indique un papel, una visa, un permiso de trabajo. Se convierten en ciudadanos de segunda categoría, sin derecho a protestar y viviendo siempre con cuidado para no hacer demasiado ruido y resultar molestos a los que ya ocupaban la tierra antes que ellos.

El exilio fue una experiencia muy dura, pero la forma en la que María decidió vivirlo, la convirtió en una referencia y ella misma llegó a afirmar que amaba su exilio. Aunque no deseaba que nadie tuviera que pasar por ello, entendía que sólo esta experiencia la había convertido en lo que era, afirmando que “hay ciertos viajes de los que sólo a la vuelta se comienza a saber”.

¿Quiénes a tu alrededor son los exiliados de hoy en día?